julio 17, 2013

“Czech Out party” y mucho más

La fiesta ya había empezado cuando llegué al castillo de Klenová, por lo que tuve que darme bastante prisa en montar la tienda de campaña para no quedarme sin cena. Compartí mesa con dos Noruegos bastante majetes que planeaban hacer una ruta similar a la mía, y aprendí de ellos grandes secretos de la vida y cómo conquistar a las mujeres nórdicas (¡gracias por las pistas chicos!). ¡Ojo al dato!, uno de ellos ha pospuesto su boda Para poder hacer el Mongol Rally 😮

La “Czech Out Party” (15/07/13):

Imaginad un castillo medieval que ha sido engalanado para la ocasión …

… en la parte de arriba un grupo de música folk tocando canciones de Europa del Este …

Un bar
El escenario
La banda

 

… un “shisha bar” escondido en un recoveco de la torre principal …

 

… y fiesta rave en otro (Parras, te hubiese encantado)

 

Por si esto fuera poco, unos malabaristas se jugaron el pellejo haciendo trucos con fuego y nos dejaron a todos boquabiertos. No me cuesta imaginar las broncas de sus madres por jugar con fuego … ¡menos mal que no escucharon y siguieron praticando!

Pasada la medianoche la fiesta se trasladó del castillo a una campa cercana, donde siguió hasta altas horas de la madrugada.

Decidí no acostarme muy tarde para poder aprovechar mejor el día, y camino a la tienda de campaña me encontré con un equipo de La Rioja que me invitó a sentarme alrededor de su hoguera y echar unos tragos de vino a su bota. Entre los miembros del equipo estaba mi tocayo José (de Cáceres), quien un par de años atrás tomó parte en el rally pero acabó entre rejas en Kazajistán al caducarle la visa mientras esperaba a su compañero de equipo… Éste año evitará el país (entre otras cosas porque le prohibieron la entrada) y tratará de llegar a meta desde Rusia. José, buena suerte y gracias por los truquillos sobre ¡cómo tratar con la policía!

Czech Out – Rumbo a Bratislava (16/07/13):

Como mi padre nos ha dicho en más de una ocasión, “noches alegres, mañanas tristes”

Una noche muy dura
Útil seguro
Aquí fue el “after party
Cola del desayuno

 

Después de un buen desayuno y enterarme de un par de sitios chulos que visitar, me lavé los dientes (¡a alguno de los participantes le hace falta buena falta!), preparé el coche, y fui a ver un rato la ceremonia de salida europea antes de partir junto con el resto de equipos que salimos de Bodiam.

Una banda de jazz checa
El hombre más grande de la Rep. Checa
“¿Un repartidor de Telepollo?

 

De camino a Bratislava tomé un pequeño desvío para visitar Kostnice (en Kutná Hora), una impresionante y espeluznante iglesia recomendada por otro participante del rally esa misma mañana. Una imagen vale más que mil palabras…

 

Tras perderme por enésima vez (¡necesito arreglar el TomTom ya!) conseguí llegar a Bratislava poco después de las 19:30. Allí me esperaban Felix y Mali quien, una vez más, me recibieron con brazos abiertos y cuidaron estupendamente. Cenamos a las mil maravillas en el restaurante http://www.u-f-o.sk/  (que se traduciría como “bajo el OVNI”), y después de cenar Felix y Mali me hicieron un tour rápido por el casco antiguo de la ciudad. Bea tenemos que planear una visita pronto, ¡Bratislava es precioso!.

Y por ahora, ¡Eso es todo amigos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *